El Síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del neurodesarrollo. Forma parte de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA).

Cada persona con Asperger o TEA es diferente, posee un estilo cognitivo y una personalidad única, por lo tanto, existe una gran variabilidad y heterogeneidad en la presentación de los síntomas.
Tienen un aspecto e inteligencia normales, pero muestra muchas dificultades en las relaciones sociales y en su forma de entender el mundo.

Las necesidades que presente y los apoyos que requiera una persona con Asperger o TEA serán diferentes en cada etapa de su vida y dependerá de las exigencias del entorno.

Las personas con este diagnóstico presentan dificultades en la interacción y reciprocidad socio-emocional, alteración de la comunicación no verbal y el uso pragmático del lenguaje, así como patrones repetitivos y restringidos de conducta, actividades e intereses. Además, pueden tener otras dificultades asociadas en otras áreas: función ejecutiva, motricidad, coordinación, integración sensorial…

 Dificultades en la interacción y reciprocidad socio-emocional

Alteración de la comunicación no verbal y el uso pragmático del lenguaje

Patrones repetitivos y restringidos de conducta, actividades e intereses